Excelente
7241 Valoraciones
Trustpilot 4 stars
  • Blog
  • Favoritos
  • Tus pedidos

Motos legendarias: 50 años de la Honda CB750 (1969)

Planeta motero 10 octubre, 2019

Hablamos de…

Se cumplen 50 años del lanzamiento de la Honda CB750. Y te contamos por qué es una de una de las motos más importantes de la historia y la revolución que supuso.

La famosa moto Honda CB750, popularmente conocida como ‘Honda Four’ en el momento de su lanzamiento, ha sido una de las motos más influyentes de la historia en la industria motociclista, pero también para la historia de la propia marca nipona. De hecho, actualmente existe un notable mercado para encontrar una Honda CB 750 de segunda mano a buen precio.

¿Por qué? La Honda CB 750 Fue la primera moto japonesa deportiva de gran cilindrada, un sector hasta entonces reservado a las marcas europeas. Y además, introdujo numerosas novedades técnicas y fue la precursora del concepto de “moto universal japonesa”.

Historia de la Honda CB 750

Para entender la revolución que supuso la Honda CB750, hay que entender el mercado motociclista de la época. Los fabricantes japoneses, con Honda a la cabeza, habían desembarcado en Europa y América a principios de los años ’60. Las marcas niponas empezaron a vender muchos modelos de cilindrada media y pequeña, ofreciendo monturas de precio asequible y fiable, perfectas para el gran público.

Esta ‘Honda Four’ tan bien conservada nos da una idea de las pasiones que levantó el modelo en su lanzamiento.

Los fabricantes europeos no pudieron luchar ante unos precios tan competitivos y, aquellos que no desaparecieron, empezaron a especializarse en segmentos. Era el caso de las marcas inglesas, que hasta entonces dominaban el segmento de mayor cilindrada de la época, con biciclíndricos de 650cc y 750cc: modelos emblemáticos como la Triumph Bonneville o la Norton Commando. Hasta entonces, ninguna marca japonesa había lanzado ningún modelo importante de más de medio litro… pero las cosas iban a cambiar justo al terminar la década.

El origen: la RC181 500cc de Hailwood

El origen tecnológico de la Honda CB750 se encuentra en una moto de Grandes Premios. Cuando las marcas japonesas llegaron a Europa también lo hicieron en el Mundial de Velocidad. Honda fue la primera en ganar un GGPP y un título, logrado las coronas de 125cc y 250cc en 1961. La marca del ala dorada empezó a crear sofisticadas máquinas de competición (de la que destacan la RC146 de 250cc ¡y seis cilindros!), siempre de cuatro tiempos, para luchar frente a las Yamaha y Suzuki de dos tiempos.

Hailwood arranca al empujón la RC181 en el Senior TT de 1967. La épica batalla contrarreloj entre él y Agostini será denominada como “la carrera del siglo” por la prensa anglosajona.

Finalmente, en 1966, Honda decidió asaltar la cilindrada reina con un motor de cuatro cilindros en línea. La nueva 500cc, llamada RC181, fue pilotada por Jimmy Redman y Mike Hailwood durante esa temporada y la siguiente. Aunque ‘Mike the Bike’ no pudo arrebatarle el título al dúo Agostini-MV Agusta, logró importantes victorias y dos subcampeonatos. La RC181 fue apodada como “el camello” por el pluricampeón británico debido a su terrible estabilidad, ya que el potente motor superaba las capacidades de su chasis.

Honda CB750: un hito tecnológico

Honda decidió finalizar su implicación en Grandes Premios en 1968 para concentrarse en la Formula 1. Sin embargo, el conocimiento tecnológico adquirido no iba a perderse. Bajo el mismo concepto de cuatro en línea, pero aumentado a 736cc, los ingenieros de Honda crearon una moto potente, con casi 70cv y capaz de alcanzar los 200 km/h… unas cifras top para 1969.

La legendaria fiabilidad de la CB750 hace que aún queden muchas unidades conservadas en orden de marcha.

El motor disponía de un solo árbol de levas en cabeza (SOHC), una distribución hasta entonces reservada a máquinas de competición, con caja de cambios de 5 velocidades y fue la primera moto en equipar discos de freno de serie, una novedad de la que ni la RC181 disponía.

Con una calidad de fabricación impecable (la atención al detalle y suavidad de funcionamiento sigue siendo una característica de todas las Honda), la CB750 también ofreció algo muy importante que sus rivales no tenían: fiabilidad y facilidad de reparación. En una época dónde era habitual quedarte “tirado”, la Honda Four no fallaba. Y lo mejor de todo ello es que el precio de venta de toda esta tecnología punta del momento era igual o menor a muchos modelos europeos contemporáneos.

De la carretera a la pista: la Honda CB750 en competición

La Honda CB750 también tuvo un profundo impacto en competición. En setiembre de 1969 Honda envió a Francia tres unidades para competir en el Bol d’Or, siendo la primera marca japonesa en ganar una prueba internacional de 24 horas. Pocos meses después, el departamento de competición creó la CR750, una versión altamente modificada, con la que se impusieron en las 200 Millas de Daytona de 1970, la carrera más importante en Estados Unidos y que disparó sus ventas.

La CR750 que ganó en Daytona, fácilmente reconocible por su particular color caramelo.

En la primera mitad de los 70 se convirtió en la base favorita para todo tipo de preparaciones: en aquella época nacieron multitud de pequeñas marcas que fabricaron chasis para convertir esta potente pero no tan estable moto, en una máquina ganadora. Según la leyenda, con la Honda CB 750 nació la palabra ‘Superbike’.

La CB750 fue base de numerosas motos artesanas de los ’70 como los preparadores Egli, Japauto, Godier-Genoud, Martin… y de futuros modelos de competición como la RCB1000.

Un legado aún vigente

A la Honda CB750 le seguiría la CB900F ‘Bol d’Or’, ya con doble árbol de levas y mayor cilindrada, fruto de la experiencia de la marca en competiciones de resistencia. Con ella nació toda la saga CB y posteriormente CBR de la marca y que llega hasta nuestros días.

Pero, aún más importante, por su configuración de motor, precio y funcionalidad, fue la moto que creó el concepto ‘UJM’ (Universal Japanese Motorcycle), la moto universal japonesa que ha dominado el marcado hasta nuestros días; la primera moto “moderna” para el consumidor. Es por ello que ha sido reconocida como uno de los 240 hitos técnicos de la industria japonesa por la Asociación de Constructores del país.

Una CB750 roja con colín ‘racing’ era la montura de “Too Fast” Eddie en el popular cómic Joe Bar Team.

Tras la CB750 el resto de fabricante japoneses también siguieron este camino: Kawasaki con la Z1 y posteriormente la saga Ninja, Suzuki con la GS y sus sucesoras y Yamaha con las series XS y FZ. ¿Y los fabricantes europeos? Los que pudieron, buscaron una alternativa; valga como ejemplo Ducati con sus bicilíndricos en V – lanzados en 1972 – o el giro al off-road realizado por las marcas españolas. Pero muchas otras, como Triumph, BSA o Norton, se vieron barridas por el tsunami proveniente del país del sol naciente.

¿Qué te ha parecido este artículo? Recuerda que nos puedes comentar lo que quieras en el apartado de los comentarios.

Comentarios

Deja un comentario

Escribe un mensaje por favor.
Escribe tu nombre por favor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Fernando de Vivar

    La Honda CB750 Four, era preciosa y andaba bien, pero no tanto ni tan bien como laBMW75/5. En mi vida motard de aquella época los 70, coincidí en muchos de mis viajes por España y Europa con gente que no sabia que la R75/5 andaba muy muy bien y se picaban conmigo( no había limite de velocidad) oh! sorpresa cuando les pasábamos sobre todo en curvas, por ej. Etxegarate de la Epoca, todo curvas y sin doble via. Pero quizás si fueran las Honda mas espectaculares. 4 cilindros, una pasada.
    Enfin he recordado mis largos viajes por un momento y hay que reconocer que éramos mas libres que ahora en la carretera. Tampoco pasaban de 200 de cuentakilómetros. Y había que agacharse.

    Responder
    • Motocard

      ¡Respeto absoluto para todos tus años moteros Fernando! Esperamos que te haya gustado el post de la Honda CB750.
      ¡Un saludo y gas!

      Responder